Páginas

8 de noviembre de 2015

Quercus pyrenaica. Rebollo.

Este roble tiene el envés de las hojas densamente peloso, con pelos estrellados, a diferencia del carbayo (Quercus robur) y del roble albar (Quercus petraea). La forma de sus hojas es parecida pero con los lóbulos más profundos y se mantienen en el árbol secas en el invierno. Crece en lugares silíceos y más secos, por eso abunda al sur de nuestra comunidad, donde forma rebollares. En Asturias está descrito cerca de Frexulfe, en Fresnedo y en Somiedo, entre otros lugares.

Fotografiado en los alrededores de Valdeteja, León, junio de 2015.








No hay comentarios: