Páginas

21 de enero de 2015

Centaurea calcitrapa. Cardo estrellado.

También abrojos o abreojos. Muy parecida a Centaurea bofilliana, pero tiene las espinas de las brácteas medias mucho más largas que las de bracteas inferiores, mientras que son similares en bofilliana.
En Asturias está citada en Caranga.
Alrededores de Jaca, Huesca, julio de 2014.



Pues José me envió el libro “Sendas de Oku”, escrito por uno de los maestros japoneses del haiku: Matsuo Basho, y lo leí de cabo a rabo. Estos poetas contemplativos tienen otra forma de ver el mundo que nos choca, acostumbrados a no parar ni un minuto. Quizás por ello a nuestros sentimientos les resulta difícil congeniar con sus expresiones.
Y luego depende del estado de ánimo del momento, si más bien estoy risueño, criticón y alejado de la mística, mis pensamientos suelen desbarrar.
Y así me pregunto ¿Puede un haiku ser escatológico? En su evolución llegó a las clases populares, haciéndose humorístico, satírico y coloquial. Entre la morralla sabemos bastante de ello, digo del versar sencillo como las coplas y el vivir entre mugre.
Un ejemplo condensa de forma divina las dos acepciones de escatología (hacer click) admitidas en el diccionario de la RAE: “¡¡Me cago en tus muertos!!”. No me extrañaría nada que Cela las hubiese asociado antes.  7 espontáneas sílabas típicas del verso central del haiku me han provocado varios días una diarrea mental...




A ultratumba abierta
(Título alternativo libre de copyright: polvo eres y en polvo te convertirás)

En viaje astral
un verso fecal tira
de la cadena

Cuba desatascadora

Enorme panza
Llena con sobras laicas
De almas puras


Casa de moscas

Habitan en la
Gloria ya expulsada
Del edén rectal


Escritos eternos

Escarabajo
Tus pelotas, materia
Igual de fugaz




1 comentario:

Jose dijo...

Pues eso, sin comentarios...