Páginas

12 de noviembre de 2012

Cistus psilosepalus. Carpazo.


Jara de hojas tiernas. Silvestre, crece en brezales. Cultivada en el Jardín Botánico de Gijón. Cantabria, mayo de 2013.








El tipo de la bola.

Vamos, que no lo creo, aunque dices que la fuente de información es fiable. Benito es un lince, está tan atento a las noticias nacionales e internacionales como a los dimes y diretes de la dirección del periódico y gracias a tal vigilancia es capaz de seleccionar con la precisión del censor antiguo -y con más elegancia- lo que ha de publicarse al día siguiente. Sabe qué testimonios han de oscurecerse en media columna al lado de las esquelas y lo que más me impresiona, recoger las burdas declaraciones del gobierno, hacerlas brillar medio día y  luego esconderlas en lo más recóndito del disco duro del servidor central.
Cierto, de su vida privada sabemos menos que de las cuentas del rey en suiza. Desaparece como los fantasmas, nadie sabe donde vive ni con quién y la misma imprecisión acaba señoreando en los que intentan determinar la fecha de su llegada a este diario. Todo rumores y malos entendidos sobre sus conductas extrañas. Creo que Luis estaba fumado cuando creyó oirle un lenguaje no conocido, bobadas, a saber qué palabras habrá buscado en Google…
Así que lo han visto con una bola del mundo en la mano, a la altura del pecho, como si fuera un camarero distraído buscando cucarachas por las esquinas…¿y que además los viernes, cuando acaba el consejo de ministros y hace las declaraciones el portavoz oficial, la coloca en el suelo, saca una bolsa de recoger excrementos y la acerca a la península ibérica?, anda ya….
 

3 comentarios:

mit allem Drum und Dran dijo...

Dos buenos ejemplares; la flor en su rama, y en otra "rama" muy distinta, "el tipo de la bola".

fenixavisunica dijo...

Hay muchos tipos de la bola, algunos tomando al asalto determinado diario nacional con presidente hijo de censor de Franco y sueldo de 8000000 de euros anuales mientras despide a la mayoría de la plantilla blablabla

César dijo...

Es un cuento, pero ya se sabe, la realidad a veces supera a la ficción...