Páginas

30 de julio de 2012

Anacyclus clavatus. Manzanilla loca.



Parque del Rinconín, Gijón, julio de 2012. Cabo de Peñas, agosto de 2013. La pilosidad de las hojas y las brácteas de la inflorescencia la hacen diferenciar fácilmente de otras manzanillas. Si además miramos sus frutos (alados, que dicen los expertos), ya no hay posibilidad de equivocarse.

6 comentarios:

angeles dijo...

ajajaja no había oído hablar de la manzanilla loca
saludos

César dijo...

Será que cuando uno toma su infusión dice tonterías...

Pablo Roces Albalá dijo...

La que toma Mariano...

mit allem Drum und Dran dijo...

Supongo que olerá igual de bien que sus parientes cercanas... Me gusta.

jorge valella dijo...

Éstas me parecen difíciles de identificar, me viene muy bien que señales en qué hay que fijarse.

César dijo...

Mariano debe beber cosas más finas que la manzanilla, que por cierto, huele también como las otras. Los expertos las distinguen de una ojeada, yo tengo que andar hurgando en los frutos...