Páginas

22 de junio de 2011

Armadillidium vulgare. Bicho bola.



Senda fluvial del Piles, Gijón, junio de 2011.


“El cementerio de Praga” Umberto Eco.

¿Existe una conspiración mundial judía? ¿una antisemítica? Ni lo uno ni lo otro. Simplemente los gobernantes de turno se aprovechan de los miedos atávicos individuales y colectivos para llevar adelante otros planes menos imaginarios y más reales, en suma,  monetarios. Escritores y voceros, místicos y ladinos de diverso pelaje son los encargados voluntaria o involuntariamente, de acentuar esas tendencias. Los medios de comunicación la multiplican ¿recuerdan las famosas armas de destrucción masiva que no aparecieron por ninguna parte, pero que llevaron a una intervención militar que persiste?
Umberto Eco profundiza con su maestría estos aspectos poniendo en forma de novela histórica los hechos previos al exterminio de los judíos por los nazis. Excepto el protagonista, todos son personajes han existido realmente y llega a copiar algunos de sus discursos, que se pueden cotejar en los diarios de la época.
El genio del escritor se muestra a la hora de dar forma al entramado. Un falsificador que ha llegado a agente secreto cuenta sus memorias siguiendo el consejo del Freud para unificar su personalidad, desdoblada. Así, son dos los interlocutores que relatan sus aventuras y participación en lo que se suele exagerar diciendo convulso período de 1897 (que me digan en qué parte del mundo no hubo convulsiones en algún año).
Eviten este libro los que buscan sólo entretenimiento.

No hay comentarios: